domingo, 7 de febrero de 2021

NUESTRA PIEDRA CENTENARIA Y LAS MOLIERES

 

LA PIEDRA DE AMASAR DE LA FAMILIA PEREIRA.






La palabra Mujeres o molieres proviene del latín, las que molían, las que ayudaban en la cocina, las que hacían la comida; ellas están ligadas a la piedra, han puesto el sudor y la fuerza, la resistencia, la resiliencia y la inmortalidad que ellas representan; las mujeres como el granito que forma la piedra se desgastan, se pulen, pero, casi nunca se rompen.

Nuestras mujeres son la piedra que soporta nuestras familias.

Esta piedra con sustancia alquímica legendaria recibió la fuerza de la mano de mujeres aborígenes para amasar el maíz, moler el plátano y la yuca que alimentaron a muchas generaciones Emberá catíos.

Esta piedra con historia milenaria es de granito puro, fue entregada por el nativo Emberá Dobidá de la etnia catío Fabriciano Domicó (El indio Fabriciano) como regalo de bodas a mi abuelo Ricardo Pereira Restrepo y Rosa Amelia Gaviria Pérez en el año de 1930, en el corregimiento juntas de Musidó (Rio verde).

Después de 1930 cuando llegó la piedra como preciado regalo, la fuerza de las manos de la abuela Rosa Amelia Gaviria Pérez en su pulida concavidad convirtieron el ancestral maíz y la leche en deliciosas arepas (pan de maíz) y quesito, además de servir para amasar los buñuelos que fueron alimentos de oro, elixir de vida para la familia Pereira Gaviria.

En el año 1958 las manos de Beatriz Yepes Roldán mi madre y esposa de Luis Carlos Pereira Gaviria amasaron también el maíz, el quesito y los buñuelos que sirvieron de alimento a la familia Pereira Yepes.

Nuestra piedra de amasar estuvo desde su inicio milenario en la rivera del Musidó, luego, pulida por algún antepasado Emberá catío y después de ser regalada a la abuela Rosa Amelia continuó en la finca Llano Chiquito en Juntas de Rioverde (Musidó) hoy Nutibara desde 1930 hasta 1975, cuando nos trasladamos a vivir a Medellín, mi madre la trajo a continuar su función de piedra de amasar.

A la fecha, después de casi 100 años de haber llegado a la familia Pereira, la tengo en mi terruño (mi drúa) como recuerdo de la tierra, volcanes, ríos y bosques, nuestros hombres originarios Emberá, nuestro pasado y nuestra historia de familia.

Esta piedra milenaria de seguro fue testigo de momentos de la tierra y sus volcanes, del agua del rio y del bosque que hicieron milagros para convertir el granito en roca propicia.

Esta piedra en manos humanas fue testigo mudo de angustias y tristezas, de dolor y lágrimas, de nostalgias y sinsabores, de maltratos injustificados, de discriminación, pero también de alegrías de las mujeres Emberá, de la abuela Rosa Amelia, de mi madre Beatriz y de mi hermana Rosa Amelia quienes con su fuerza y sus manos convirtieron  productos en alimentos y dieron amor en forma de comida, sazonada con abrazos y ternura a todas nuestras familias.

 

Palabras del idioma Emberá

 

Emberá o Eperá:

Hombre

 

Dobidá: vive cerca al rio.

Do: significa Rio

Bidá: significa que habita cerca

 

 

Domicó:

Apellido frecuente de la familia Emberá catío, significa nacido en el rio.

Do significa rio;

Micó significa: nacido cerca a

 

Musidó: Rio Verde

Musi: significa Verde

Do: significa Rio

 

Mi Drua: mi tierra



CARLOS MARIO PEREIRA YEPES.
Feb 7 de 2021

No hay comentarios:

Publicar un comentario